El evangelio es invencible – Hechos 5:17-42

En este pasaje, miramos como los Apóstoles, Pedro y Juan son perseguidos una vez más por predicar el evangelio (culmina con la persecución de la iglesia por Saulo), como Dios les rescata, les manda a predicar y como ellos le obedecen. Miramos también como el evangelio da fruto porque el evangelio es invencible. Nada lo podrá parar.

Cuando nosotros lo compartimos podemos estar seguros de que Dios hará su voluntad, aunque haya persecución, peligro, sufrimiento y/o no miremos fruto inmediato.

Hay cinco puntos importantes sobre el evangelio en este pasaje.

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Buenas noticias, buenas nuevas, evangelio, Hechos 5, Persecución, persecución de la iglesia, predicando el evangelio | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> , , , | Leave a comment

La Iglesia Purificada – Hechos 5:1-16

En este pasaje encontramos que Satanás infiltra otra nueva creación, la iglesia de Cristo, para contaminarla. Como es costumbre, se viste como ángel de luz (2 Corintios 11:3, 13-14) para atacar al pueblo de Dios. En el capítulo 4, versículos 36-37 encontramos el ejemplo de generosidad de un discípulo llamado Bernabé. Inmediatamente encontramos el contraste con Ananias y Safira.

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Ananias and Saphira, Ananías y Safira, Hechos, Hechos 5, iglesia pura, Iglesia Purificada, iglesia santa, Uncategorized | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> | Leave a comment

San Marcos 2 – Audio

Lectura del libro de San Marcos capítulo 2

 

 

 

 

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Marcos, Marcos 2 | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> | Leave a comment

La Iglesia Generosa – Hechos 4:32-37

El corazón de la iglesia es la generosidad. La Iglesia generosa es el plan de Dios. Esto es parte de nuestra misión. Nosotros somos el medio, a través de nuestra generosidad, por el cual mostramos el carácter de Dios. Es parte del discipulado. Una iglesia generosa tendrá un impacto en su comunidad que le abrirá puertas para compartir el mensaje de las Buenas Nuevas. Este es el propósito, mostrar la bondad, la gracia y el amor de Cristo en una manera tangible.

Esta mañana queremos miraremos las características de una iglesia generosa y un el ejemplo positivo (el negativo lo estudiaremos en el siguiente mensaje).

 

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Hechos 4, Hechos 4:32, Iglesia generosa | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> , , | Leave a comment

Mi trasfondo étnico, cultura y mi identidad

Lo que resta de la casa en que crecí

Mi trasfondo étnico y mi cultura no definen quién soy.

 

No recuerdo haber escrito públicamente sobre este tema, excepto una breve biografía hace muchos años, cuando era maestro. Pero antes de compartir mis pensamientos sobre esa declaración, aquí hay un poco de mi origen étnico y cultural. Nací en El Salvador y viví en una zona rural cerca de la capital hasta que tenía unos diez años. Mi primer idioma fue el español. Los salvadoreños comparten muchos de los distintivos culturales generales como muchos otros hispanos (mi término preferido, otros usan “latino”). Puedes aprender sobre ellos en una serie de publicaciones que escribí hace un tiempo. Por una razón desconocida para mi, mi madre, una madre soltera de nueve hijos, decidió venir a los Estados Unidos junto con tres de mis hermanas, donde ya vivían tres de mis otras hermanas. Vinimos como inmigrantes. Cómo llegamos aquí es una historia en si misma que no la comparto a menudo.

Al crecer en un lugar rural, me impresionaron las comodidades modernas de California. Al mirar hacia atrás, recuerdo el letrero iluminado brillante de la tienda de comestibles “Lucky” en el Condado de Orange. Desde allí nos mudamos a Los Ángeles donde duramos aproximadamente un año. Mi primera experiencia fue un choque cultural en mi primer día en Jr. High. No hablaba inglés y no entendía el sistema educativo. Se me asignó un traductor para que me ayudara a comunicarme durante todo el día. Tenía un horario normal que incluía clases de ESL durante dos períodos. Me di cuenta de que muchos de mis compañeros eran hispanos como yo, pero su comportamiento y conducta en el aula me horrorizaron. Apenas podía creer lo que veía y escuchaba. El Sr. Rico, mi maestro puertorriqueño de ESL lo tuvo muy difícil y sentí lástima por él. A pesar de esto, rápidamente comencé a aprender inglés y en una ocasión tuve la oportunidad de cantar “Noche de Paz” en mi clase de ESL. Me sentí muy orgulloso de esto.

Nos mudamos de Los Ángeles al Condado de Orange después de ese año. Santa Ana se convirtió en mi hogar, comenzando en la calle Minnie y terminando en la calle 614 E. Flora  (puede leer más sobre estos dos lugares en el post aquí) hasta que me casé. Aprendí inglés rápidamente y en la escuela secundaria ya hablaba con fluidez. Fue durante mis años de Jr. High en 1983 que fui invitado (escribí una breve publicación aquí sobre mi amigo que me presentó lo que significa ser cristiano) a una Iglesia Bautista Hispana que recientemente había sido iniciada por un ex misionero en Colombia. Hablaba español con fluidez y la iglesia creció bajo su liderazgo. Fue aquí donde llegué a la fe en Cristo a la edad de catorce años. Fue aquí donde desarrollé un amor por la iglesia. Me involucré desde el principio. También fue aquí cuando me “enamoré” de mi esposa un poco más tarde. Hemos estado casados durante mucho tiempo, hemos criado a dos hijos y tenemos dos adoptados, uno de los cuales estamos criando actualmente. Con todos ellos, hemos compartido tanto nuestra herencia étnica / cultural como nuestra fe.

Durante mi segundo año de secundaria, salí de la escuela secundaria y fui a Santa Ana College.  Me tomó cuatro años terminar mi Asociado en Artes mientras trabajaba para pagar mi escuela. Montaba una bicicleta que me fue regalada para ir a trabajar. Al comienzo de mi viaje universitario, todavía era un inmigrante, en nivel de pobreza y no sabía mucho sobre la ayuda financiera disponible para la escuela para aquellos como yo. Así que, pagué mi propia matrícula. Mi familia tampoco recibió ninguna ayuda pública. Mis hermanas trabajaban en una fábrica, mi mamá se quedaba en casa y cuidaba a sus nietos. Mis otras dos hermanas jóvenes también fueron a la escuela. Nos convertimos en residentes legales un poco después de la Amnistía de 1986 bajo el presidente Ronald Reagan. En 1995 me convertí en ciudadano estadounidense.

Ahora he vivido en los Estados Unidos durante la mayor parte de mi vida, he asistido a escuelas de posgrado, he vivido en tres estados y he sido parte de iglesias de habla hispana e inglesa. Me considero un estadounidense con una herencia hispana. Culturalmente, estoy entre la cultura hispana y estadounidense como muchos otros hispanos en los Estados Unidos. No encajo perfectamente en ninguno de los dos. Desde mi punto de vista, ambas culturas tienen buenas características y otras desfavorables. Me esfuerzo por aprender lo bueno de ambas.

De todos mis años en los Estados Unidos, el tema de cómo me han tratado en relación con mi etnia y cultura es algo que puedo hablar de manera general. No puedo afirmar que alguna vez haya sido discriminado abiertamente. Sin embargo, esto no significa que no haya sentido un sutil prejuicio y maltrato por ello. En una ocasión, un amigo que era estadounidense (uso esto para referirme a “white american” como se usa comúnmente. Me siento muy incómodo al referirme a las personas por el color de su piel) y me había asesorado, me había dicho que había sido discriminado cuando aplique a un seminario. Me animó a defenderme e incluso escribió una carta a mi favor. Hubo un caso cuando era maestro en el que me sentí discriminado por ser hispano. Me dijeron que no era “apto” para la escuela a pesar de que mi reputación como buen maestro estaba bien establecida entre los padres, maestros y estudiantes. Durante mi tiempo allí, nunca tuve una mala crítica relacionada con mi trabajo. Pensando en este y otros momentos, creo que algunos de ellos se debieron debido a mi origen étnico y cultural. Se podría argumentar que no fue el caso, que tal vez se debió a mi forma de pensar, carácter y / o mi personalidad o algo más que no sé. Pero mi origen cultural y mi herencia son parte de lo que soy. Por mucho que quiera creer que no he sido prejuzgado o tratado de manera diferente debido a mi origen cultural, me he encontrado preguntándome si esto es así. No he dejado que esto me impida hacer lo que creo que Dios me ha llamado a hacer.

Como pastor que trabaja con hispanos y estadounidenses, algunos hispanos me ven (y me han dicho) como el “Gringo hispano”. No me ven como hispano cien por cieto. Supongo (me parece obvio) que algunos estadounidenses me ven como hispano y no como estadounidense. Entiendo que nunca podré ser 100% hispano y 100% estadounidense en el sentido “puro” de la palabra (tampoco sé qué es eso, ya que todos somos una mezcla de orígenes y etnias). Recientemente me hice pruebas de ADN y mi perfil me hace 52.1% europeo principalmente de España (los españoles conquistaron América Latina), 37.5% nativos americanos principalmente de mis raíces indígenas en El Salvador, 10.6% subsaharianos, del sur de África oriental y del norte de África. Supongo que mi árbol genealógico viajó mucho.

Habiendo dicho todo esto, creo que mi identidad no proviene de mi etnia y cultura. Esto no significa que mi etnia y cultura no sean valiosas para mí o que no agregue nada a lo que soy. Pero mi identidad no está definida por ella. Viene de mi relación con Dios en Cristo. Esta es la belleza de lo que Cristo hace en nuestras vidas. No tengo que jurar lealtad a una cultura o etnia (europea, nativa americana o africana). Prometo mi plena lealtad a Jesucristo y a su Reino. Mi identidad se encuentra en Él.

Esto es lo que Dios dice acerca de esto.

  • Independientemente de la etnia y la cultura de la que provengamos, a través de la fe TODOS somos uno en Cristo Jesús.

“Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28)

Todos nosotros somos el caleidoscopio de Dios, pero somos uno en Cristo. ¡Me encanta esto y lo creo de todo corazón!

  • Nuestro país no está en este mundo.

“Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.”. Hebreos 11:16 (NVI)

Nuestra patria celestial no está aquí. Dios ha preparado una ciudad para nosotros, y no se avergüenza de llamarnos su Dios. Nuestra etnia y cultura no son una condición o requisito. La fe en Cristo lo es.

  • Nuestra ciudadanía definitiva no está aquí.

“En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.” Filipenses 3:20 (NVI)

Somos ciudadanos del cielo bajo el gobierno de nuestro Salvador y Señor Jesucristo, esperando que Él regrese.

  • Dios ama a las personas de todas las etnias, todas las culturas, todas las tribus y todos los idiomas. Su Reino estará hecho de todos ellos.

Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano. 10 Gritaban a gran voz:

«¡La salvación viene de nuestro Dios,
que está sentado en el trono,
y del Cordero!»

– Apocalipsis 7:9-10 (NVI)

Nuestro origen étnico y cultural, nuestros idiomas nativos y adquiridos no serán un problema en el reino de Dios. Creo que todos nosotros nos conoceremos plenamente a nosotros mismos y a los demás. Nos entenderemos y aceptaremos completamente el uno al otro hasta el punto de que ni siquiera nos veremos como diferentes. El enfoque no seremos nosotros, sino el Cordero, nuestro Señor Jesucristo a quien adoraremos. ¡Ni siquiera puedo imaginar cómo será eso!

Aquí hay una publicación de seguimiento donde comparto algunos de mis pensamientos sobre cómo aprender de otras culturas.

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> biografía personal, cultura, cultura hispana, cultura latina, Ethnicity, étnia, Uncategorized | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> | 1 Comment

San Marcos 1 – Audio

El evangelio según San Marcos capítulo 1

Puede seguir la lectura aquí.

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Uncategorized | Leave a comment

La Iglesia Poderosa – Hechos 4:21-33

La iglesia no es una institución pasiva, sino una que es activa. No es una institución que está a la defensiva sino a la ofensiva. No es una institución débil sino poderosa. ¿Qué le hace poderosa? Este pasaje nos muestra dónde radica el poder verdadero de la iglesia.

 

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Hechos 4, Hechos 4:23, Iglesia, iglesia unida, la oración | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> | Leave a comment

Cuando Llega la Persecución Debido a Nuestra Fe – Hechos 4:1-22

En este pasaje de hoy encontramos el comienzo de la persecución en contra de los Cristianos. Hay un ciclo que podemos mirar que generalmente se lleva a cabo cuando comienza la persecución. Es importante aprender no solo como comienza la persecución sino también aprender a de los apóstoles a cómo responder. De algo podemos estar seguros, la iglesia jamás será detenida por la persecución. La iglesia crece aun más cuando hay persecución.

I. Intolerancia (Perseguidores)
II. Persecución (Perseguidores)
III. Defensa (Perseguidos) – horizontal
IV. Intimidación (Perseguidores)
V. Obediencia (Perseguidos) – vertical
VI. Fruto (Recibidores) – horizontal

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Hechos, Hechos 4, Hechos 4:1-22, Persecución, persecución de la iglesia, persecución personal, persecution, persecution of the church | Leave a comment

La Misión de Dios trae oportunidades para compartir el evangelio – Hechos 3:11-26

La semana pasada aprendimos como Dios usó a Pedro y a Juan para traer sanidad y salvación a un cojo de nacimiento. Uno de los resultados es la oportunidad que proveyó a los apóstoles para compartir el evangelio. Esto aplica a nosotros como creyentes como enviados por el Señor como misioneros. Cuando vivimos en misión, Dios nos dará oportunidades para presentar el mensaje de salvación en Cristo.

Pedro presenta un mensaje Cristo-Céntrico al pueblo judío mostrándoles como Él es el que fue enviado por Dios para sanar y salvar. Pero para que Él les salve, sean bendecidos y vengan tiempos de refrigerio, deben arrepentirse de lo que han hecho al entregarle a muerte. Finaliza mostrándoles como el Señor fue profetizado en el Antiguo Testamento como el Profeta que habría de venir en el cuál ellos deben escuchar o corren el riesgo de ser excluidos del pueblo de Dios. El Señor Jesús es en quien todas las naciones de la tierra serán bendecidas.

 

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Buenas noticias, buenas nuevas, evangelio, Evangelismo, Hechos, hechos 3, misión, Pedro y Juan | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> , | Leave a comment

Misión Posible – Hechos 3:1-10

Debemos estar en misión con Dios cada día. Allí comienza todo. Es más, si estamos disponibles, Él nos dará su misión cada día. Solo cuando cada uno de nosotros vivimos como agentes o embajadores de Cristo cada día es que lograremos ser usados por Él. En el pasaje de hoy miramos como Dios usa a Pedro y a Juan en una (de las muchas) misiones imposibles. Y aunque miramos que tiene un elemento milagroso físico, el elemento más milagroso es la transformación espiritual que trae a las personas envueltas.

<span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-cat-links">Posted in</span> Hechos, hechos 3, misión, mission | <span class="entry-utility-prep entry-utility-prep-tag-links">Tagged</span> | Leave a comment